domingo, 4 de marzo de 2007

Aplausos para Casarosa

Hace un mes Fabricio Casarosa no sabía que era un blog. El 19 de febrero creó su propio blog y al domingo siguiente pegó desde allí un sacudón en la política chubutense que terminó con la retirada de un docente de la Universidad de Chubut acusado de colaborar con la Triple A.
Fabricio es uno de los jóvenes dirigentes políticos chubutense más brillantes de su generación y está militando políticamente en Generación K.
Luego de que Casarosa publicara la denuncia en su blog, un diario digital levantó la información y por detrás se desencadenó una catarata de correos, agrupaciones de juventud que denunciaron y pidieron que se expulse al docente y posteriores publicaciones en diversos medios gráficos.
Hechos como estos, donde un testimonio tan valioso es escuchado por todos nos muestra hasta qué punto esta herramienta comienza a influir sobre la realidad política.
En 1995 un grupo de bloguers y periodistas (entre los que estaban Pablo Mancini y Dario Gallo) armaron el blog la Casa de Mafalda y solicitaron al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires la colocación de una placa conmemorativa en la casa donde “vivió” Mafalda, es decir en Chile 371, San Telmo, Capital Federal.
Más de 300 ciudadanos del mundo, lectores del genial Quino, firmaron en el blog. Y finalmente, al caer el año 2006 se aprobó la ley que ratifica la colocación de la placa con el texto Aquí se sentó Mafalda.
Estas son buenas noticia para todos los que hemos disfrutado de sus historias a lo largo de los años, y también para los revolucionarios de la imaginación.
La blogsfera tiene varias características singulares, la más interesante es que se trata de un medio de comunicación incontrolable por parte del poder mediático.
Es por ello que es profundamente democrática y debemos fomentar su uso para que más ciudadanos tomen la palabra. La blogsfera es hoy un gran medio de comunicación distribuido, ciudadano, abierto y libre.

Related Posts with Thumbnails