viernes, 23 de febrero de 2007

Los caminos de una nueva militancia política

Generación K lanzó ayer en la Coopal (foto) una capacitación a distancia para cuadros políticos y sociales, que hará eje en la adopción de las nuevas tecnologías como una herramienta clave para la militancia. En esta primera etapa, los dirigentes adquirirán conocimientos para el diseño de blogs con los que se articulará una red nacional. La experiencia es inédita en nuestro país y se constituirá en una bisagra histórica.
Con el uso de las nuevas tecnologías Generación K se propone conformar una red política de blogs al nivel nacional, como una estrategia inédita para incorporar en la militancia nuevos conceptos de acción que hoy son esenciales para la renovación de los cuadros sociales y políticos.
El motor del proyecto, Sebastián Lorenzo, y a su vez uno de los fundadores de Generación K, dijo que: "Se trata de una tecnología en expansión muy sencilla, económica y con alta capacidad para la formación de redes sociales. El método que se aplicará es de once semanas (eso es lo que durará el curso) y estamos convencidos que se constituirá en una experiencia que marcará un antes y un después en la formación de dirigentes".
Los cursos serán certificados por la Fundación Generación Libre. Estas primeras 300 becas de estudio que se entregarán desde la Fundación rendirán honor a la Concertación Plural que plantea nuestro Gobierno Nacional. Una visión generacional implica buscar nuevos caminos para que la dirigencia política se capacite y optimice recursos para llegar a la gente, tenemos que aportar modernidad al proceso transformador. El lanzamiento oficial será el 2 de abril aunque los tutores ya están siendo capacitados desde los primeros días de febrero.
Para solicitar uno de los cupos hay que registrarse en los sitios de Generación K o de la Fundación Generación Libre contando con el aval de una agrupación de base u ONG antes del 12 de marzo.

martes, 20 de febrero de 2007

Computadoras portátiles para los chicos

Desde Tucumán tenemos para contar una muy buena noticia: En un mes estará listo el software para las computadoras portátiles del proyecto OLPC de Argentina. El programa está diseñado íntegramente por jóvenes tucumanos que ya completaron el manual de uso Tuquito OLPC, y a fines de año estarían entregándose las primeras máquinas. Argentina es el único país de habla hispana que está en el proyecto.
Tucumán será a su vez una de las primeras provincias en recibirlas, muestras de las primeras laptop ya están en el Ministerio de Educación de la Provincia.
El proyecto OLPC (cuyas siglas en inglés podrían traducirse como una computadora portatil por cada chico) consiste en facilitar el acceso a la computación y a las nuevas tecnología de la información a todos los chicos de bajos recursos del mundo.
El inicio del proyecto OLPC surgió de Nicholas Negroponte cuando propuso la idea en enero del 2005 en el World Economic Forum en Davos, Suiza. Posteriormente empresas como Google y News Corp terminaron conformando la fundación "One Laptop per Child" que hoy tiene su sede en Delaware, Estados Unidos. En estos momentos el proyecto OLPC está realizando sus primeras pruebas piloto de los prototipo antes de fabricar el primer millón de aparatos.
El proyecto Tuquito OLPC incluye el desarrollo íntegro del software que llevarán las laptop y se inició con la ayuda de la Secretaría de Gobierno y Justicia de Tucumán, de Educ.Ar y de la Fundación Generación Libre.
En noviembre del año pasado el presidente Néstor Kirchner recibió a Negroponte y se creó una comisión especial presidida por uno de los impulsores del proyecto en el país: Adrián Paenza, y compuesta por un comité técnico a cargo de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, un comité pedagógico a cargo de la Secretaría de Educación de la Nación y un comité logístico a cargo del portal Educ.ar.
Esta laptop es una poderosa herramienta de aprendizaje creada especialmente para los niños más pobres del mundo, los que viven en los lugares más remotos y aislados. Para diseñarla trabajaron en colaboración expertos del mundo académico y de la industria informática, por lo que une un talento extraordinario y muchas décadas de experiencia de campo colectiva.
El resultado es una exclusiva y armónica combinación de forma y funcionalidad; un dispositivo flexible, resistente, de muy bajo costo y con un uso muy eficiente de la energía, que puede permitirnos a las naciones emergentes del mundo dar un salto de varias décadas en nuestro desarrollo y transformar de forma inmediata el contenido y la calidad del aprendizaje de los niños. A su turno los chicos transfieren los conocimientos de las nuevas tecnologías a sus padres y con eso se logra un doble propósito: difundirlas a un universo más amplio y aumentar el autoestima de los chicos.
Los chicos no necesitan ser ávidos usuarios de Word, Excel y Powerpoint. Con su propia computadora portátil con software libre y genérico se van a familiarizar con términos como "Navegador de internet", "Procesador de texto", "Planilla de cálculo", "Presentación de diapositivas", entre otras.
El acceso a Internet y las herramientas de expresión como el texto, la música, el video o los gráficos son los "juguetes" educativos contemporáneos, por lo tanto ningún niño debería ser privado de ello.
El desafío en marcha tiene previsto también capacitar a los docentes para que estén preparados para orientar a los chicos con la instalación de laptop en las escuelas.

sábado, 17 de febrero de 2007

Mis 32 líneas

El lunes pasado el principal diario local La Gaceta publicó una columna de opinión de la decana de derecho de la Universidad Católica. Gilda Pedicone de Valls sostenía ahí que la provincia podía ser declarada zona de desastre institucional. Ese mismo lunes mandé a La Gaceta una contestación a los dichos de la ex fiscal de Estado de Antonio Bussi. Recién hoy el diario publicó apenas un resumen del texto.
Lo que sigue es la contestación a la decana en 32 líneas, las mismas que necesitó para exponer sus ideas en ese diario.

La contestación

La decana de la facultad de Derecho de la Unsta asegura insólitamente que Tucumán pronto puede ser declarada “zona de desastre de institucional”. La afirmación viene acompañada de un análisis político relativista donde se equiparan y asignan responsabilidades por igual a las dos figuras públicas más relevantes de la provincia. Muy a tono con el discurso de algunos analistas políticos provinciales, el enfoque suena políticamente correcto, pero en mi criterio no es responsable.
Que un periodista político o un académico afirme categóricamente estas cosas no quiere decir que esto sea cierto.
En los últimos tiempos la oposición ha utilizado el concepto de calidad institucional para criticar al gobierno por cualquier cosa: Se lo usó para descalificar la reforma de la Constitución, los decretos de necesidad y urgencia, la renegociación de los contratos con las empresas privatizadas, los entes reguladores y hasta se usa absurdamente la muletilla para atacar las declaraciones del propio gobernador.
De tanto uso banal, la oposición le escapa a un debate serio.
El análisis político requiere precisión en los términos, pero fundamentalmente dejar de lado los humores personales. Hay mucha gente aún enojada (y con razón) con la política, y todos debemos hacer mayores esfuerzos para reconciliarla con la gente, eso si creemos que la política puede mejorarle la vida. Relativizar conductas o banalizar sus términos no ayuda a la construcción de ese camino, lo que sí logra este enfoque es tranquilizar algunas conciencias.
El debate sobre el concepto de calidad institucional es eminentemente económico, está relacionado al desarrollo de los países y tiene una tremenda vigencia en el mundo moderno.
Una primera aproximación establece que la calidad institucional está directamente relacionada a reglas claras, estables, fácilmente ejecutables y un Poder Judicial efectivo; igualdad en la distribución de la renta y bajos niveles de corrupción.
Las instituciones son un espejo de las sociedades en las que viven. En consecuencia, discutir seriamente sobre cómo mejorar nuestra calidad institucional es una tarea y responsabilidad de todos.
No existe democracia en el mundo en la que no haya internas políticas y nadie se asusta por eso o evoca la muletilla de la calidad institucional. Sí debemos preocuparnos cuando estas internas se desmadran y se usa al Estado para ajustar cuentas o se sigue el camino de la violencia; como cuando un grupo de delincuentes (que se creía guardián de la fe pública y de la verdad) tomó por asalto el poder a mediados de los 70, arrodilló la República y dispuso sobre la vida de miles de argentinos.

Related Posts with Thumbnails