martes, 22 de enero de 2008

La ciencia a debate público

"La ciencia es una actividad humana demasiado importante como para escapar al control de la sociedad. Por eso, debe desarrollarse en las universidades públicas". Así lo afirmaba Benjamín Frydman, que fue un importante científico argentino e internacional. La puesta en marcha del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación puso en la agenda de los grandes temas nacionales a la ciencia, y un reportaje de Página/12 al flamante ministro (Lino Barañao, en la foto) disparó el debate.
En la entrevista, Barañao se muestra abierto a discutir todo. Dice que priorizará el software, la biotecnología y la nanotecnología. Propone avanzar en biocombustibles, desmitifica la clonación y promete impulsar la exportación de medicamentos. Dice además que este cambio que quiere dar exige la participación activa de las áreas humanísticas, pero que a veces hay trabajos en ciencias sociales que parecen teología.
Los dichos de Barañao exaltaron a Atilio Borón que le contestó: ¡No somos teólogos!, y Borón recibió de todos lados. Surgieron también otras discusiones, como por ejemplo: los defensores de la ciencia básica (que produce conocimiento sin tener en la mira directa alguna aplicación) y los que impulsan la investigación aplicada. Todo esto, al mejor estilo "menotistas vs. bilardistas".
La creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva jerarquiza al sector (históricamente recluido a nivel de secretaría) y lo pone a definir políticas públicas.
Hacer que la ciencia no escape al control de la sociedad, decía Frydman.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails