lunes, 7 de enero de 2008

La increíble historia de Emmanuel

La historia de Clara Rojas y su hijito Emmanuel es de película. Tanto que el cineasta Oliver Stone se sumó a la delegación para registrar la tan esperada (y finalmente frustrada) liberación de los rehenes. Abogada bogotana brillante, con varios posgrados en derecho y ciencias políticas, Clara era la compañera de fórmula de Ingrid Betancourt cuando ambas fueron interceptadas por las FARC en una ruta de la selva colombiana cuando viajaban a San Vicente del Caguán, el 22 de febrero de 2002. Los guerrilleros querían llevarse sólo a Betancourt, pero Clara, entonces de 38 años, no quiso dejar sola a su amiga.
Desde su desaparición han habido dos videos como prueba de vida, en 2002 y en 2003. Desde entonces, el más absoluto silencio. Hasta que un periodista colombiano reveló la conmovedora noticia: Clara tuvo una relación amorosa con un guerrillero, quedó embarazada y tiene un hijo.
En un gesto que había tomado por sorpresa a los familiares, las FARC habían anunciado el 18 de diciembre que entregarían a fin de año a Emmanuel, a su madre Clara y a la ex legisladora Consuelo González a una comisión internacional propuesta por el presidente venezolano Hugo Chávez y encabezada por el ex presidente Néstor Kirchner, en la que también participaron representantes de Cuba, Francia, Brasil, Suiza, Ecuador y Bolivia, que viajaron juntos a la ciudad colombiana de Villavicencio para participar de la liberación. La guerrilla había presentado el anuncio como un "desagravio" a Chávez, cuya mediación entre Bogotá y las FARC había sido cancelada en noviembre pasado por Alvaro Uribe, molesto por los contactos de Chávez con militares colombianos.
Entonces la historia tomó un inesperado giro.
La entrega se frustró: la guerrilla afirmó que no pudo cumplir la operación por los operativos militares que se registraron en la zona, y Chávez acusó a Uribe de "dinamitar" el proceso, el presidente colombiano atribuyó el incumplimiento a que, en realidad, la guerrilla no tenía en su poder al niño. Y resultó ser así.
Luego de la frustrada entrega, sorpresivamente Uribe apareció en Villavicencio y dio detalles truculentos de la vida de Emmanuel. Dijo que hay un chico de nombre Juan David Gómez Tapiero, de 3 años y medio y brazo marchito, que fue abandonado en julio de 2005 por un señor llamado José Crisanto Gómez (un campesino cocalero) en un hospital de Guaviare diciendo que era su tío abuelo. Que el niño quedó bajo la tutela del Estado, que pasó por asilos y hoy está en guarda provisoria. Juan David es Emmanuel, dice Uribe.
El tal Gómez tiene antecedentes de vínculos con el uribismo y los paramilitares, pero cuando declaró ante la Fiscalía dijo que "el chico es de las FARC", que se lo dejaron años atrás y que recientemente, bajo amenaza de muerte, le dieron hasta el 30 de diciembre para recuperarlo.
Y llegó el ADN y dio resultados positivos para los Rojas. Y entonces, como anuncio del Día de Reyes, las FARC admitieron la identidad del niño. Faltan unos días para que haya un abrazo fuera de toda incertidumbre, Colombia espera el resultado de un nuevo y confirmatorio test de ADN. Emmanuel, cuyo nombre quiere decir "Dios está con nosotros", a pesar de su corta edad ha tenido una vida agitada. Con un brazo defectuoso (producto de un parto en condiciones penosas en la selva) tuvo un tránsito infeliz por hospitales, orfanatos y el alivio transitorio de una familia sustituta. Para la familia Rojas, Dios ya está con ellos.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails