lunes, 18 de agosto de 2008

Es Internet, estúpido

Antes de las elecciones de 1992, Bush era considerado imbatible por la mayoría de los analistas políticos, exhibía contundentes éxitos en la política exterior de su país: ponía fin a la Guerra Fría y a la Guerra del Golfo Pérsico, tenía un 90% de popularidad. Concluía exitosamente una era. James Carville, estratega de la campaña de Bill Clinton, enfocó el discurso a las cuestiones relacionadas con la vida cotidiana de la gente y sus necesidades más inmediatas. Así nació el mensaje, "es la economía, estúpido". Rápidamente la frase se convirtió en un slogan de la campaña de Clinton, que resultó decisivo para modificar la relación de fuerzas y derrotar a Bush. Esta vez, el elemento decisivo de la campaña presidencial norteamericana, "El Secreto de Obama", como ya proclaman los analistas políticos está en el uso que el candidato demócrata le está dando a Internet. Más que en cualquier otra contienda anterior, la campaña de Obama está transformando la manera de hacer política con el uso que le está dando a la tecnología. Las extraordinarias cifras de dinero recaudado y las grandes masas de voluntarios que se autoorganizan, incluso para modificar las posturas de su líder marcan una clara distancia frente a un McCain que se ha declarado "un analfabeto en materia informática". Pero ¿quién es el Carville de Obama y cómo funciona la red social y política del primer postulante negro con serias chances de llegar a la Casa Blanca?

Seguir Leyendo...




El nuevo gurú de los medios y organizador de la red de Obama se llama Chris Hughes y tiene 25 años. Es junto a otros amigos de la universidad de Harvard uno de los creadores de Facebook, la red social más éxitosa del momento, sobre todo en Estados Unidos donde se anotan 80 millones de ciudadanos en su portal. Hughes se mudó hace unos meses a la planta 11 del edificio de la Avenida Michigan en Chicago donde está el cuartel general de la campaña de Obama. Desde allí dirige el departamento de nuevos medios de comunicación. Gracias a Huges Obama ha conseguido crear en Internet una red de centenares de miles de pequeños donantes y cumplió el sueño de Roberto Carlos: tiene en su perfil de Facebook más de 1.000.000 de "amigos", mientras McCain no llega a los 150.000. Eso significa en la práctica: direcciones de correo electrónico, estadísticas sobre el tipo de votantes que respaldan al candidato, comunicación en vivo y en directo sobre lo que falta o sobra en la campaña. El 65 por ciento de los votantes de Obama considera que Internet es una fuente de información política primaria.

Hughes es ya dueño de una importante fortuna personal, y habiendo estado en la cima de las empresas tecnológicas de Silicon Valley, lo dejó todo por la política y junto a otras 20 personas se encargan todos los días de que a los seguidores de Obama les sea más fácil organizarse en la red.

Con la web my.barackobama.com creó una una red social donde los voluntarios pueden entrar en acción por iniciativa propia. Fue hecho a imágen y semejanza de Facebook, con aplicaciones que permiten planificar eventos, añadir amigos e invitar a otras personas a unirse a la red de voluntarios de Obama. Cuantas más personas, más apoyos, más fondos.

Fue este portal el que resultó ser la verdadera revolución respecto a las campañas presidenciales anteriores. "Los políticos tenían que darse cuenta de que hay muchos votantes activos que se conectan a aplicaciones como Facebook", explica Hughes.

Sólo con pequeñas donaciones realizadas, en su mayoría, a través de Internet, Obama ha recaudado más de 130 millones de dólares. Con el mismo método, McCain no ha superado los 25 millones. Internet es ya territorio de dominio exclusivo de Obama y lo sabe perfectamente. Mark SoHoo, el asesor de Mc Cain en nuevas tecnologías dijo que "no es necesario utilizar un ordenador para valorar la importancia de Internet". "John McCain sabe que Internet existe". La frase aún es motivo de risas de centenares de blogs.

Todavía en crecimiento, la red ayuda a explicar por qué la campaña del senador de Illinois venció a Hillary Clinton con su impecable organización y cómo puede generarse rápidamente la participación de 15 mil personas en manifestaciones de apoyo al candidato.

Valli Frausto tiene 50 años y es madre de dos hijos, fue una de las primeras en abrir una cuenta en my.barackobama.com cuando Obama anunció su candidatura. Según su propio cálculo, en el último año ha destinado 20 horas a la semana a su trabajo con algunos de los 300 grupos establecidos en Ohio a través del portal. En su perfil declara: "con las herramientas de organización que la campaña de Barack nos ha dado, nosotros, la gente, podemos cambiar la historia". La magnitud de la red en línea de Obama es evidente en todo el territorio norteamericano, que recorre organizandose con esta herramienta.


Si bien la blogósfera norteamericana ya estaba plagada de blogs liberales y conservadores en los que ciudadanos expresaban sus opiniones sin la neutralidad que se le presupone a los medios de comunicación, la innovación del candidato demócrata pasa por conceder a sus partidarios la capacidad de organizarse por sí mismos a través de redes sociales. Y esto tiene sus riesgos. Sino, miren lo que logró Mike Stark, un estudiante de derecho de 39 años que es un miembro activo del portal web de Obama y escribe en el influyente blog liberal Daily Kos. Cuando se enteró de que Obama iba a votar a favor de la polémica ley que le permitirá al Gobierno prolongar su programa de espionaje sobre los ciudadanos creó un grupo dentro de la página web oficial del candidato pidiendole que cambie de opinión y vote en contra de esta ley. En sólo cinco días, 11.000 personas se unieron a su grupo.

Dejar en manos de los votantes o interactuar online con ellos sobre el curso de las acciones de campaña, las reuniones, las palabras, las decisiones... es el nuevo escenario en el que Obama ha comenzado a moverse como un pez en el agua.

El uso de las redes sociales para comunicar de manera directa, sin ninguna clase de intermediarios, es también una originalidad de esta campaña que se inició con el anuncio de Hillary Clinton, vía mail a sus seguidores y la prensa, de sus intenciones de candidatearse a las primarias. Ahora ¿Quién será el vice de Obama? ¿Será el gobernador de Virginia, Tim Kaine? ¿El senador Joe Biden o Hillary? ¿O dará la sorpresa y elegirá a un "tapado"? Bueno, sus seguidores y la prensa mundial se enterarán por un mail que enviará él personalmente dando sus razones. También podrá ser informado de la decisión por mensaje de texto al celular. "Barack está por elegir a su colega de fórmula y quiere que vos te enteres primero", anticipó el jefe de su campaña, David Plouffe.



Obama ya presentó en campaña un detallado y ambicioso plan tecnológico para que su país lidere el desarrollo en este campo. El documento expone una visión sobre los objetivos para asegurar el liderazgo tecnológico estadounidense y su postura sobre los medios. Entre los puntos centrales se destacan: Acceso a la información generada por el Estado para todos y en formatos abiertos, desde contratos hasta becas pasando por los encuentros entre lobbys y responsables públicos; involucrar a la ciudadanía en la toma de decisiones de las agencias federales y permitir comentar y analizar la legislación antes de su aprobación, se trata de consultar y opinar, no de decidir, aclara; apuesta por la neutralidad de la red, uno de los principales caballos de batalla ideológica de la Internet actual y que ya ha sido derrotada en el congreso norteamericano varias veces; fomento de la infraestructura de telecomunicaciones y mayor gasto en investigación; entre otras. Obama pretende con ello dar mayores herramientas para la participación ciudadana y deja clara su apuesta al uso de la tecnología para una democracia más transparente, conectada y participativa.


A diferencia de McCain, Obama no sólo sabe que Internet existe, ha sabido montarse en ella para crecer con la misma velocidad que lo han hecho las empresas tecnológicas.


2 comentarios:

Charlie Boyle dijo...

Muy buen post, me recuerda cuando volvió la democracia en el 83, todos veíamos la política, en ese momento se desarrollaba casi exclusívamente dentro de partidos políticos, como el gran escenario donde se podían realizar todas las trasnformaciones.
Verticalizados los partidos, la participación popular desapareció y se dispersó en infinidad de canales.
Internet por sí sola no ofrece nada, creo que es la ilusión que tenemos muchos, y que Obama aprovecha, de que por acá se socialice y se haga mas distribuida la política, y con ella la toma de decisiones.
El gran debate hoy creo que es cómo replicar en lo social las posibilidades que nos dan las redes distribuidas. En ese sentido sería bueno apelar a la cordura y a la inteligencia de quienes como Obama, utilizamos internet para posibilitar la política.
La experiencia nos dice que en la medida en que el espacio no se verticalice, la participación y la representación legitimarán esta forma de hacer política, de lo contrario otra frustración se sumará a nuestro lonjeado lomo.
Un abrazo.

Javier Noguera dijo...

Gracias Charlie, usted sabe que valoro su comentario; me parece muy interesante la comparación con el 83. Son escenarios similares, únicos e iniciáticos. Esta nueva herramienta transformadora: Internet y las redes distribuidas están cambiando muchas cosas. Por lo que sabemos, todo sistema de información es a su vez un sistema de poder, estamos siendo testigos de un tiempo muy original. Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails